Violencia contra la mujer: somos mentirosas hasta que se compruebe lo contrario

Por Mao Reyes

Vamos a ir directo al grano: ¿por qué cuando una mujer publica de manera abierta que es víctima de violencia en una relación, la primera reacción social es dudar si dice realmente la verdad?  o peor, que se merece ser golpeada. ¿Por qué lo primero que leemos siempre es: “algo habrá hecho para que le pegaran”? o cosas del tipo “si fuera verdad no tendría porque publicarlo en facebook y tendría que ir a carabineros”, “a lo mejor quiere llamar la atención”.

Señor lector, si es usted uno de los humanos que emite ese tipo de comentario, le recomendamos que analice un poco más sus palabras antes de emitirlas. Salir de un circulo de violencia no es fácil, y mucho menos buscar ayuda.

La violencia dentro de una relación no llega de la nada, parte con comentarios machistas, peleas, te destruye por dentro y después por fuera. Muchas veces las mujeres buscamos mil excusas para justificar el comportamiento agresivo de nuestras parejas y finalmente nos convencemos que nos merecemos los golpes y los maltratos, que ese es todo el amor al que podemos aspirar.

Lo peor es que cuando decidimos salir de ese circulo de violencia chocamos con otra realidad: la sociedad también tiene naturalizada la agresión dentro de la relación. Por eso  mucha gente piensa que es natural comentar que una inventa ese tipo de cosas- aunque tenga fotos- o tiene la osadía de pensar que existe algún tipo de conducta que justifica la violencia. De eso ya vimos mucho en el juicio del caso Nábila Rifo, donde se intento justificar que a una mujer le sacaran los ojos en caso de ser infiel.

Con la violencia contra la mujer en la palestra desde hace años, con marchas ni una menos,  con candidatos haciendo agenda sobre estos temas, creo que es momento de que comencemos a analizar nuestros juicios, a entender que palabras hacen realidad. No podemos seguir dejando que estos resabios machistas alejen a las mujeres de denunciar, no podemos seguir perpetuando este tipo de conductas: dejemos de pensar que las mujeres estamos exagerando o mintiendo cuando denunciamos que nos abusan.

Comentarios

comentarios