Mujeres que debes conocer: Raymonde de Laroche

Las mujeres podemos hacer todo lo que queramos. Pero en la historia han habido mujeres que han tenido que probarlo. Ese es el caso de Raymonde  de Laroche, ella fue la primera mujer en tener licencia para pilotear un avión.

Nacida en Paris en 1882 in Paris, Raymonde era hija de un plomero, siempre fue fanática de los deportes y de los autos. Sus ganas de dedicarse a la aviación llegaron en 1908, mientras promocionaba su carrera como actriz en una demostración de vuelo a motor de Wilbur Wright, donde además conoció a varios aviadores.

Así decidió pedirle a su amigo piloto, Charles Voisin, que le enseñara a volar. En su primer dia de práctica, Voisin le facilitó un avión en el que sólo cabía una persona, por lo que ella tuvo que operarlo sola mientras su amigo le daba las instrucciones desde el suelo. Y triunfó.

En 1910 se convirtió oficialmente en la primera mujer en tener licencia de piloto de avión, marcando para siempre la historia.

Los libros cuentan que en la época los pilotos no veían con buenos ojos que una mujer se dedicara a volar con ellos y que varias veces Raymonde, cuyo nombre real era Élise Léontine Deroche, tuvo que soportar comentarios sexistas e incluso el sabotaje de su avión. Además, a finales de 1910 sufrió un accidente aereo que la dejó gravemente lesionada y debió esperar dos años para recuperarse y volver a volar.

Sin embargo y a pesar del ambiente adverso, en 1913 ganó la Coupe Femina del Aéro-Club de France, por un vuelo de larga distancia sin paradas de más de cuatro horas de duración. Luego en 1919 consiguió dos récords de aviación para una mujer, uno de altitud y otro de distancia.

Su muerte llegó trágicamente cuando Raymonde recién tenia 32 años. Su avión sufrió problemas al aterrizaje mientras se encontraba realizando las pruebas para convertirse en la primera mujer piloto de pruebas profesional y toda la tripulación de la nave falleció en el choque.

De todos modos, el legado de Raymonde continua y su esfuerzo y trabajo le abrió las puertas a muchas mujeres que vieron en ella un referente y la posibilidad de dedicarse a trabajos que antes eran pensados sólo para los hombres.

Comentarios

comentarios