Abajo el mito: Las niñas son buenas para las matemáticas (y para todo lo que se propongan)

¿Cuantas veces hemos escuchado- especialmente en la época escolar- que las mujeres somos pésimas con los números y para los ramos matemáticos?

Lamentablemente, de acuerdo al último informe GET (Género, Educación y Trabajo), publicado a fines del 2017, Chile posee la más alta diferencia entre los puntajes de matemáticas de Latinoamérica y la segunda entre los países de la OCDE. Esto tiene directa relación con los ingresos laborales a futuro, haciendo que la brecha salarial entre hombres y mujeres, actualmente de un 30%, sea aún más difícil de acortar.

Conversamos con la representante de Smartick en Chile, Francisca Fuensalida, para conocer más de esta plataforma de educación matemática, que está en una cruzada para erradicar este tipo de estereotipos.

¿Que errores en el sistema educacional (y posiblemente en nuestra sociedad) han mantenido y aumentado la brecha en el desempeño matemático de niños y niñas de nuestro país?

Las cifras indican que las niñas comienzan a alejarse de las matemáticas en tercero básico. Este fenómeno, que sucede a nivel mundial, ha sido estudiado por educadores y expertos en la materia, y los resultados señalan que las niñas se sienten, con el paso del tiempo, más inseguras que los niños en una sala de clases. Tienen más dificultades en preguntar y necesitan de más tiempo para tomar decisiones, reflexionar y pensar acerca de los ejercicios. El sistema actual no permite tener esas pausas y se valora la rapidez en las respuestas antes de la profunda comprensión de lo que es el lenguaje matemático. Eso genera frustración y, de la mano, el alejamiento.

¿Cómo podemos ayudar a cambiar la idea de que las mujeres no tienen cabeza para los números? (una clásica frase que he escuchado mucho)

Esta es una construcción social que no tiene absolutamente ningún sentido. Las niñas y niños tienen exactamente las mismas habilidades para aprender matemáticas, lo que pasa es que en algún momento la niña escucha, ya sea en su colegio o en su casa, que los números, las ciencias y la tecnología son cosas de hombres, porque no son materias asociadas a lo que tradicionalmente se considera adecuado para mujeres, que lamentablemente tienden a ser carreras de más baja valorización social. El problema aquí es, por una parte, que las niñas no logran alcanzar su potencial y, segundo, que en el futuro la brecha salarial va a seguir existiendo ya que las profesiones asociadas a materias científicas y de ingeniería son mucho mejor remuneradas.

¿Cómo ayuda a las niñas el tener habilidades y conocimiento matemático, tanto en lo laboral como en lo personal?

Las matemáticas están en todas partes. Está en el arte, en el deporte, en la administración, en la planificación, en el emprendimiento, en fin, en todo. No se trata de saber aplicar fórmulas, se trata de trabajar la lógica. Además con Smartick los niños aprenden de programación, que es el lenguaje del futuro. Entonces, ¿por qué las niñas tienen que estar afuera de la manera en la que va a funcionar el mundo? Nuestra labor como profesionales de la educación, y de los padres, es que las niñas le pierdan el miedo a los números, que comprendan que pueden ser sus principales aliados para lograr lo que se propongan.

¿Desde que edad es bueno comenzar a reforzar estos conocimientos en las niñas?

Smartick está diseñado para apoyar a niños de entre 4 a 14 años, por lo que recomendamos comenzar a mostrarles lo lindas y entretenidas que son las matemáticas en cuanto sea posible. Y si ya tienen más de 4 no importa, nunca es tarde para aprender ese lenguaje maravilloso.

 

Comentarios

comentarios