El Mineduc y la Guerra de los Clones

Por Matías de los Reyes
Recuerdo el año 2013 cuando fui a ver al cine “Man of Steel” (El Hombre de Acero). En la primera parte de la película podíamos ver el planeta de Superman en donde se creaban fetos para programarlos a hacer una tarea específica en esa sociedad sin la posibilidad de tener el libre albedrío de escoger lo que querían ser y cómo desarrollar sus habilidades. Esta sociedad, que logró maravillas y llegaron a ser muy avanzados, llegaron a un ocaso debido a su orgullo que incluso derivó en la destrucción del planeta entero… Bueno… Claro está que todo esto es una historia ficticia. Pero si lo analizamos no está lejos de ser una buena metáfora para la realidad que estamos viviendo.

Parto el artículo con este ejemplo para poder referirme a una noticia actual, que me tiene preocupado: la intención del MINEDUC de retirar las horas de filosofía del plan común de 3ero y 4to medio y dejarlo como ramo electivo. Me preocupa, porque poco a poco están desapareciendo de la educación ramos que nos conectan con una parte de nosotros que va más allá de pensar “robóticamente” (recordemos que ramos como artes y música también están en vías de extinción).

Es algo así como aplicar una plantilla para alumnos y crear un montón de clones que piensan igual, actúan igual y que encajan sólo para una sociedad con un modelo específico. Lamentablemente los que no encajan en el modelo por tener una “plantilla personalizada” son invisibles y se les trata como si no existieran.

Es como si pensar, crear, conectarse con los sentimientos es una prohibición y no debería ser enseñado. O ser enseñado pero en poca cantidad para darle importancia al pensamiento acorde al modelo. Quizás para muchos Filosofía es un ramo de mierda porque, para qué andamos con cosas, hay profesores de mierda.

En mi colegio tuve Filosofía desde 7mo básico y aunque para muchos era una exageración y que a tan corta edad eso no lo íbamos a entender, realmente valoro mucho haber recibido esas enseñanzas tan precozmente… a la larga. Porque mi primer profesor de Filosofía era un vaca y una de las personas más despreciables que he conocido, que ponía notas de acuerdo al equipo de fútbol que te gustaba y si no entendías lo que quería decir, te ridiculizaba frente a todo el curso (#HolaProfe).

Pero luego tuve un excelente profesor que realmente nos enseñó ese “amor por la sabiduría”. Ahí fue que entendí que Filosofía era un ramo que te enseñaba a pensar, era un ramo que te ensañaba a usar la lógica, a saber comportarte y enfrentarte a situaciones, que te entregaba herramientas, a entender que existen personas que son diferentes a uno. Era un ramo que te enseñaba a expresarte, a hablar, a comprender tu entorno para desenvolverte de mejor manera, a comprender situaciones ligadas a la psicología, a entender y comprender que hay muchas maneras de pensar. A ser objetivo o subjetivo cuando sea el caso y conocer humildemente la diferencia entre ambos. Era un ramo que te entregaba las herramientas para poder ser un poco más libre en tu manera de pensar.

Agradezco haber tenido ese profesor. Esto nos lleva también al tema de que hay muchos que se quejan de la calidad de algunos profesores que, con todo mi respeto al gremio, algunos no dan el ancho (como el profe vaca del que hablé). Ahí está también la tarea de la formación de estos profesores y de la Red de Profesores de Filosofía de Chile (REPROFICH) para exigir de la mejor manera la continuación del ramo en los planes de educación.

En el plan propuesto por el MINEDUC se explica que igual se verá Filosofía en el ramo que la está aplazando: Formación Ciudadana, que parte de los fundamentos de la Filosofía. No es suficiente. Es un ramo que tiene diferentes objetivos y la Filosofía será solo una herramienta.

Estamos en un punto donde el acceso a la educación del arte, la música y las herramientas que nos permitan pensar de manera diferente son miradas con desprecio o miradas en menos porque no encajan en la plantilla del modelo. No permiten la creación de los clones que esperan que salgan de la línea de producción a enfrentarse al mundo y a comenzar su propia guerra de los clones con su forma de pensar “tradicional”.

Entonces claramente las carreras que son más pegadas al ámbito artístico también son miradas en menos en sociedad. Se desprecia el trabajo del músico, del ilustrador, del diseñador, del actor, con la mala creencia de que son pasatiempos y son productos y servicios que deberían ser gratis (o absurdamente baratos). Porque no son abogados, médicos o ingenieros sin pensar que la formación de esa persona es diferente pero que hay esfuerzo y ganas de salir adelante haciendo lo que más les gusta y no pueden porque no encajan en el “modelo de ser exitoso”. Y en este modelo ser exitoso es sinónimo de tener dinero por muy infeliz que puedas ser tratando de ganarlo.

Está en nosotros ser aquel Jor-El (el Robin Hood papá extraterrestre de Superman, ya que el otro era el Robin Hood papá terrestre de Superman), que se da cuenta del terrible error y trata de hacer que su hijo nazca con la libertad de ser lo que él quiera ser y con las herramientas necesarias para poder hacerlo. Ejemplos como el que di hay muchos, como “El Mundo Feliz”, “1984”, “Brasil”, “Matrix” y muchas otras mugres cinematográficas que pueden complementar lo que quiero expresar en este artículo.

Dejemos de quedarnos sentados esperando que alguien más haga el cambio que deberíamos hacer nosotros mismos. La educación parte por casa.

Comentarios

comentarios