Cómo superar mi pánico a los desconocidos

Por Elena

A veces me pongo en situaciones que no entiendo. A veces se me ocurre hacer estupideces, como ustedes saben. A veces se me ocurre carretear con veinte personas que no conozco y termino cantando karaoke de Ana Gabriel después de varios vodka naranjas.

Hace unos meses llegué a la conclusión de que es necesario variar la rutina y conocer gente distinta, salir más, quejarse menos. Así que intenté practicar esa filosofía en las vacaciones, aunque motivarme a cambiar la rutina es un paso enorme, porque mantener cierta estabilidad en mis actividades me da seguridad. 

Esto es lo que pasó: Nos fuimos con un amigo a la playa, a la casa de su familia con su hermano y uno de sus primos. Pero el primo invitó a todos sus amigos de la vida, yo creo que hasta a los del colegio. Y no fue hasta que cuando comenzó a llegar la gente y a llenarse la casa que recordé que no soy buena conociendo nuevas personas. La gente nunca me cree, pero soy super tímida.

Sí señora, sí señor, tal y como acaba de leer, soy tímida, me cuesta eso de entablar conversaciones con desconocidos en situaciones sociales que te obligan a hacerlo. Suelo ser la que termina mirando desde un rincón como la gente interactúa sin la menor idea de cómo carajo contribuir a la conversación. O peor aún, cuando hablo meto la pata, hago una broma bizarra que nadie entiende o me voy en un discurso filosófico fuera del contexto de la jarana.

Me pone incómoda la gente nueva, principalmente porque siempre temo que pensarán que soy rara… cosa que pasa la mayor parte del tiempo.

Y ahí estaba yo, en un océano de desconocidos, preguntándome que hacer para no ahogarme.

A veces me pregunto cómo logré tener amigos y cómo es que no me odiaron de inmediato cuando me conocieron. Recuerdo cuando me presentaron a Cristóbal, fue en una fiesta del colegio en tercero medio, teníamos unas amigas en común y él se me acercó de la manera más amistosa del universo con una sonrisa enorme diciendo

– Hola, tú eres Elena, Cata me ha hablado tanto de ti

¿Y yo que hice? Lo miré de arriba abajo, dije hola y me fui.

¿Será que oculto mi pánico a las personas siendo cruel, así como mecanismo de defensa? Dios mio! Soy el señor Darcy!!

¿Soy yo solamente a la que le pasan esas cosas o es un mal general? ¿Qué es esto propiamente tal: miedo a lo desconocido, al fracaso social, a no ser comprendido por otras personas, a ser juzgado, a que me digan rara?

Por ahora voy a volver a intentar conocer gente nueva, pero posiblemente en una situación menos invasiva y con menos cantidad de personas. Les contaré como me va… 

Comentarios

comentarios