Carolina Pareja: Emprendedora de la zapateria y bordadora part time

Nunca había conocido a una mujer que hiciera zapatos. Por eso me gustó la idea de ir a entrevistar a Carolina Pareja y conocer la historia tras “La Pareja Zapatos”.

Y lo que terminé por aprender no fue la historia del oficio, sino que recordé porque uno tiene que hacer las cosas: porque le gusta. Así de simple.

Cronológicamente la historia va así. Carolina estudió pedagogía en historia y luego estética en la Católica, matizado con unos ramos de periodismo. La mezcla es rara y ella lo sabe. Especialmente para alguien que terminó trabajando el cuero y siendo una entusiasta del bordado. Tal cual.

Estuve un poco perdida mucho tiempo, no sabía que hacer, ni que estudiar, hacia cosas que no tenían mucho que ver conmigo, hasta que me dije “Tengo que hacer algo por mi misma”. Así nació la idea de aprender un oficio.

la pareja zapatos 2

Carolina quiso aprender zapatería, por eso se fue a vivir a Buenos Aires, al principio era sólo por tres meses, pero su estadía se extendió por dos años.

Allá lo pasé muy bien, además en Argentina el mundo de los zapatos de cuero es una historia muy desarrollada, no como acá que estamos abiertos a la importación de China. Allá el 95% de zapatos de una mujer son hechos en Argentina.

Así Carolina comenzó a recibir sus primeros pedidos de zapatos, principalmente de novias con especificaciones muy detalladas de lo que querían. Y La Pareja Zapatos nació.

Estuve 2 años allá y luego me vine de vuelta a Chile. Me traje mis hormas, que son argentinas y de los años sesenta, por eso tienen una onda muy especial.

la pareja zapatos 3

El trabajo de Carolina es totalmente diferente a lo encuentras en cualquier mall o catalogo. Los tacos que fabrica son sólo de 5 centímetros, como el clásico taco de vieja, que es más cómodo y que te da una herramienta diferente a la hora de definir tu apariencia.

La comodidad que te dan los zapatos tiene mucho que ver con los materiales que se usan, generalmente las cosa chinas te torturan.

Por eso volver a Chile fue un desafío. Carolina tuvo que rearmar casi todo, principalmente por la diferencia en la calidad y la variedad del cuero entre ambos países. Para ella los zapatos de mujer no pueden ser toscos y al tener sólo la opción del cuero de vaca limitó mucho su trabajo.

Al principio me costó entrar en el mercado, realmente me costaba pensar que hacer. Luego comencé a ir ferias de diseño, hasta que me di cuenta que eran una estafa, te cobran muy caro y no te aseguran ventas ni asistentes, fueron puras malas experiencias.

Pero algo bueno salió de la desastrosa experiencia de las ferias. Carolina logró una clienta. Pero no una cualquiera, encontró a la clienta con más amigas y familiares mujeres de Chile, a la que además, le encantaron sus diseños.

Yo creo que de no haber sido por ella, hubiese perdido las esperanzas. Trajo a sus amigas y parientes, luego ellas trajeron a sus amigas y la voz comenzó a correr. Creo que decidí no salir al mundo, es mejor que el mundo venga a mi, así me hice el fan page y comencé a publicar los pedidos.

La Pareja Zapatos es una micro pyme que funciona sin stock, sólo a pedido. La clientas van al taller, se prueban la muestra, eligen el color y esperan dos semanas para recibir sus zapatos hechos. No están en una tienda porque sale muy caro, entre el arriendo del espacio del local y los pagos de porcentaje de venta, no es conveniente para un emprendimiento, menos para quien trabaja sin socios.

De todos modos y a pesar de la industria competitiva, La Pareja Zapatos siempre tiene pedidos.

Mi producto apunta a otro público, a mujeres que conocen la nobleza del cuero, a quienes saben que esto es un fetiche, casi un elemento de colección. Como son a pedido pueden hacerlos como quieren. Tengo muchas novias de clienta que me piden zapatos que combine con sus ramos. Mi publico son mujeres muy quisquillosas.

la pareja zapatos 4

100 bordados

Aparte de los zapatos, Carolina hace bordados y da talleres en su casa. Tiene algunos diseños en internet a la venta, los que tienen una excelente recepción del público masculino. Nadie puede explicarlo.

Creo que hay gente a la que le gusta comprar arte, yo no sabía que tenía un potencial porque partí como hobby.

Su primer cliente fue Juan Yarur. Él le mandó un mensaje interno preguntando cómo comprar sus bordados. Eso le dio confianza en su trabajo y ayudó a dar a conocer sus bordados.

Me hizo un pedido de bordados de mi stock y además me hizo otro con sus propios diseños, estuve bordando toda la semana para cumplir con el plazo. Pero fue bacán.

bordado 1

De ahí vino la idea del taller de bordado. Puso un flyer en facebook y twitter hacer un taller y hacer una ganancia extra.

Pensé “Lo haré, si nadie se inscribe, no importa”. Llené los cinco cupos y ahora estoy comenzando el tercer taller. Son 6 clases y una séptima de recuperación. Enseño 20 puntos, materiales incluidos.

A pesar de lo que la gente podría pensar, Carolina no tiene planes por el momento de hacer crecer su marca de zapatos ni su emergente venta de bordados.

Siento que sociedad es muy exitista, la verdad es que estoy cómoda así. La sociedad te pide mucho, siempre te preguntan cuando darás el siguiente paso,.

Carolina hace zapatos porque le gusta. El crecimiento empresarial puede esperar, por ahora está cómoda sabiendo que elabora productos diferentes y de calidad a un selecto grupo específico.

Comentarios

comentarios