Aprende a reconocer una crisis de pánico

¿Sabías que 1 de cada 20 personas sufrirá una crisis de pánico en su vida? así lo determina un estudio de la Organización Mundial de la Salud. Estos episodios han ido en aumento y están clasificados dentro de los trastornos de ansiedad, que fueron definidos por la OMS como unas de las “plagas del siglo XXI”.

Pero ¿qué es una crisis de pánico?  la psicóloga de la Dirección de Asuntos Estudiantiles de la Universidad del Pacífico, Soledad Sepúlveda, comenta:

El ataque de pánico es la aparición brusca de un miedo intenso. Su vivencia es tan fuerte que la persona lo asocia a la sensación de muerte o a que algo muy grave le va a pasar. La frecuencia y la intensidad con la que ocurren son variables y pueden aparecer en cualquier momento y sin un motivo especial.

¿Cómo saber si tengo o he tenido una crisis?

De acuerdo al “Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales” (DSM V) de la Asociación Estadounidense de Psiquiatría, estas crisis se caracterizan por la aparición temporal y aislada de miedo o malestar intensos, acompañadas de cuatro o más de los siguientes síntomas, que se inician bruscamente y alcanzan su máxima expresión en los primeros 10 minutos:

  • fuertes palpitaciones
  • sudoración
  • temblores
  • sensación de ahogo o dificultad para respirar
  • sensación de atragantarse
  • malestar torácico
  • náuseas o molestias abdominales
  • inestabilidad
  • mareo o desmayo
  • sensación de que las cosas no son reales o estar ajeno a sí mismo
  • miedo a perder el control o volverse loco
  • miedo a morir
  • sensación de entumecimiento u hormigueo en manos, pies o cara
  • escalofríos o sofocaciones.

Sobre estos episodios, Soledad asegura:

Cualquiera puede padecer crisis de pánico. Los más susceptibles son quienes tienen antecedentes familiares o han vivido eventos importantes como separaciones o pérdidas, enfermedades, traumas o cambios significativos en la vida. Las personas ansiosas podrían estar más propensas a tener estas crisis. Si estas crisis perduran en el tiempo se pueden transformar en un Trastorno de Pánico, lo que es una condición más permanente, por eso es importante atenderse

Las personas que sufren este problema deben tratarse con un psiquiatra, lo que implica medicamentos antidepresivos de efectos antipanicosos, fármacos ansiolíticos y terapia psicológica. Pero, ¿cómo ayudar a alguien cercano que sufre ataques de pánico?

Si es la primera vez que le ocurre, sería conveniente buscar atención médica para descartar algún problema de salud física y brindar apoyo farmacológico inicial. Si ya lo ha sufrido con anterioridad, hay que ayudarlo a calmarse, decirle frases tranquilizadoras como: ‘respira, esto va a pasar, no te ocurrirá nada grave’, ‘es sólo angustia”. Hay que tratar de que busque apoyo profesional y pasar tiempo con la persona; ayudarlo a encontrar momentos para hacer las cosas que disfruta y brindarle comprensión y cariño.

Prevención

Si bien quienes son más ansiosos son más proclives a presentar crisis de pánico, nadie está libre de ellas. Sin embargo, llevando una vida saludable pueden prevenirse. Por ello, la psicóloga de la Universidad del Pacífico entrega las siguientes recomendaciones:

Cuida tu bienestar: trata de comer sano y equilibrado; haz alguna actividad física aunque no tengas ganas (caminar también sirve); procura dormir mejor y trata de distraer tu mente. No consumas alcohol o drogas, ni estimulantes como las bebidas energéticas o la cafeína.

Maneja el estrés: situaciones que nos preocupen tendremos siempre en nuestras vidas, por eso es importante buscar apoyo para manejar el estrés y aprender técnicas de relajación. Disciplinas como el yoga o pilates son de mucha ayuda.

Establece redes de apoyo: busca en tu familia o amigos alguien que te escuche, que te contenga.

 

Comentarios

comentarios